Hace unos días, tomando un café con un abogado, éste me confiesa que muchos de sus colegas están en redes sociales y son activos, pero que él no comparte esa “afición”. Que le parece una pérdida de tiempo, a no ser que se utilicen para vender o para captar clientes.

“Por suerte, clientes no me faltan, ya tengo un nombre... así que no necesito estar en redes para nada” me dice con seguridad.

Si te sientes identificado con esta afirmación prepárate para leer 4 motivos que te harán cambiar de opinión.

Cuando una empresa renueva su web es habitual que aproveche para refrescar sus textos, la historia de la empresa, la descripción de los servicios, sus ventajas, etc.

En ese momento, algunas personas me dicen: “Eva, a esto nos tienes que ayudar...” Yo les digo que no soy experta en copywriting pero que compartiré con ellos 3 reglas que les irá muy muy bien y que yo misma utilizo.

¿Quieres conocerlas?

 

Hace unos días, el fundador y gerente de una empresa del mundo de la climatización y refrigeración, me confesaba, “Eva, odio las redes sociales, pero sé que tendríamos que estar en Facebook, Twitter y todo eso, verdad?"

Como él hay muchísimas personas: En su vida personal, no acaban de verle el sentido a las redes sociales, pero intuyen que para no perder pistonada y potenciar su empresa, deben estar al día de la nueva realidad, la del mundo social media.

Si también tienes esa intuición, pero te pierdes en definir con acierto en qué redes debe tener presencia tu negocio, te doy las claves que necesitas en forma de 5 preguntas.

 

La venta por internet está creciendo (un 11,4% más que el año anterior en gasto medio). Los usuarios que deciden comprar a través de la red va en auge. Muchos negocios, conscientes de ello, deciden explorar y aprovechar las oportunidades que los canales de venta online le pueden ofrecer.

Si tu negocio vende o quieres que venda a través de la red, los datos que he preparado te interesan.

Esta semana, hablando con el gerente de una agencia inmobiliaria, me alegré al comprobar que detrás de este sector tan desprestigiado existen algunas personas que, a través de su misión y sus valores, saben cómo conectar con los clientes.

Suena bonito pero… ¿cómo lograr que tu marca tenga alma y hacer de ello una palanca que potencie tu negocio?

La mayoría de negocios que desean utilizar la red para dar a conocer sus productos o servicios y distinguir su marca, apuestan por invertir en una web.

Pero, ¿qué pasa si ya tienes una web, logras incrementar el número de personas que la visitan y éstas al entrar en tu web se encuentran con un “lugar” aburrido, confuso y poco atractivo?

Pues que se largan en un microsegundo, y que todos los esfuerzos destinados a potenciar tu marca no han servido de nada.

¿Qué puedes hacer para evitarlo?

Queda menos de una semana para el día de las elecciones generales del 20 de diciembre.

Los candidatos y las marcas políticas llevan velocidad de crucero: actos públicos en miles de municipios, cientos de compromisos y millones de imágenes y comentarios en las redes sociales.

En este post analizo cómo están trabajando su marca política en Twitter cuatro candidatos muy distintos pero con un mismo objetivo, ser presidente. Son:

Mariano Rajoy @marianorajoy

Pedro Sánchez @sanchezcastejon

Pablo Iglesias @Pablo_Iglesias_

Albert Rivera @Albert_Rivera

“Si quieres disfrutar de verdad con unas buenas verduras y carnes a la brasa, ves a este restaurante”

“Cuando tengas que organizar tu próximo viaje, no lo dudes, ves a esa agencia, es lo mejor de lo mejor”

“Para comprar tu nueva casa y estar tranquila y segura de que son de fiar, visita esta inmobiliaria, no te arrepentirás”

3 ejemplos de punta de lanza, la comida a la brasa, la creatividad y la confianza.

¿Cuál es la tuya?

¿Has oído alguna vez la opinión: “ no lo hace mal, pero le falta una estrategia clara”?

En este artículo describo las que para mí, son la principales estrategias de una campaña de marketing online orientadas a alcanzar los objetivos que te propongas.

No conozco a nadie que afirme que las empresas pueden vivir ajenas al entorno 2.0.

Sí conozco a algunas personas que dudan todavía de la importancia de las redes sociales en muchos ámbitos de nuestra sociedad.

Y también conozco a muchos emprendedores y empresarios de pequeñas y medianas empresas que han encarado la nueva era e intuyen que el marketing digital puede dar un empujón a su negocio, pero no saben exactamente qué es, ni cómo hacerlo, ni cuanto cuesta. Y lo más importante, en qué les puede beneficiar.

Sin duda este año 2015 está resultando de lo más entretenido en cuanto a llamadas a las urnas: Elecciones municipales el 24M, autonómicas catalanas el 27S y las Generales en diciembre.

Me atrae muchísimo el rumbo que está tomando las nuevas formas de “hacer política”. Y comprobar cómo los actores del escenario político ( partidos, candidatos, cargos electos, grupos de interés, plataformas ciudadanas,…) integran en su estrategia de comunicación los medios sociales.

En este artículo presento y analizo 3 indicadores de cómo las marcas políticas renuevan su manera de relacionarse con su electorado 2.0

 

Podemos comprobar como en cada nueva campaña electoral la mayoría de partidos se suben al carro del social media.

Pero la verdad es que no todos gestionan su marca exprimiendo al máximo las posibilidades que la comunicación digital les ofrece.

Y cómo no, a través de las redes sociales, a menudo, se deja al descubierto los puntos débiles de la comunicación política.

El Índice de Presencia en Twitter mide los perfiles de partidos políticos y candidatos a las elecciones municipales durante la campaña electoral.

En la primera parte del post, sitúo la fotografía de la presencia de los candidatos y partidos durante la campaña electoral de 26M que arroja Twitter, pero, ¿que pasó el día de las urnas?

En plena fase burbujeante de mi vida decido divertirme un poco más. ¿Cómo? Construyendo un método estadístico para medir y comparar la presencia de los candidatos y partidos políticos en la red social Twitter. Lo llamo: ÍNDICE DE PRESENCIA EN TWITTER, IPT, para los amigos.